Amistades peligrosas

Miraste las dos botellas vacías que rodaban por tu lado de la mesa a modo de descargo, como si tu enésima borrachera fuera la eximente perfecta que andabas buscando: de la opípara cena quedaba una legión de platos sucios, cubiertos desperdigados y las trazas de vergüenza ajena que los invitados habían disimulado en el educado esfuerzo de guardar la compostura ante tus excesos. Parapetada en el impoluto blanco del vestido que te había regalado me escuchaste llamarte impertinente, niñata, puta y malcriada. Tú solo te acercaste la copa y preguntaste: «¿Bebemos?». Sabías bien que cama y perdón son la misma palabra.

Para www.amanecemetropolis.net, febrero 2016
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s